Ciudad de Sutri

Situada entre las montañas Cimini y Sabatini, la ciudad antiguamente controlaba un corredor natural de paso entre la creciente Roma y el poder etrusco. El primer asentamiento en el área habitado actualmente se remonta a finales de la Edad de Bronce. Al poco tiempo pasa bajo influencia romana porque es considerada cabeza de puente para entrar en Etruria. Después de la caída del Imperio Romano, Sutri no fue golpeada por la crisis económica gracias a su intenso comercio agrícola, favorecido por su posición estratégica a lo largo de Vía Cassia (Frangicena Romea). Con los años la ciudad conoce la soberanía lombarda y después de la donación del Rey Liutprando a Papa Gregorio II, la autoridad de la Iglesia. El nacimiento del fenómeno del peregrinaje da nuevos impulsos a la población local que logra aprovechar al máximo el paso continuo de miles de personas vinculado a un gran movimiento de ideas y dinero. En la ciudad han parado los hombres más importantes y poderosos de la Edad Media cómo Carlo Magno, que en los primeros meses de los años 800 hizo una parada en Sutri antes de llegar a Roma y ser coronado emperador de Sacro Imperio Romano.